Tratamiento neurorrehabilitador integral en el Ictus

Tratamiento neurorrehabilitador integral en el Ictus

Un número importante de nuestros pacientes han sufrido un Ictus. No es de extrañar, pues 120.000 personas en España lo sufren al año. La mortalidad va disminuyendo y actualmente el 60% de los pacientes sobrevive a esta causa. Además, el 90% de los casos de accidente cerebro-vascular (o Ictus) se pueden rehabilitar.
Un Ictus deja secuelas, tanto físicas como cognitivas y emocionales. Además, es importante tratar de evitar que se repita, controlando los factores de riesgo (como el tabaco, el alcohol, la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad, el sedentarismo, los niveles altos de colesterol y otros lípidos, etc).
Quienes acuden a nuestra clínica lo hacen porque ofrecemos un abordaje integral e intensivo, lo que asegura un mejor pronóstico. Tras la evaluación por nuestro equipo médico, se personalizará el tratamiento, sea a nivel físico, cognitivo, neurologopédico (para trabajar la comprensión y la expresión orales), en preparación para las Actividades de la Vida Diaria (AVD), con apoyo psicológico para el paciente y su familia, si lo precisase, por las secuelas emocionales que pudiese dejar…
Con frecuencia, un Ictus supone un cambio emocional fuerte y este aspecto muchas veces es ignorado. Las personas que ven afectadas sus capacidades pueden sentir que no van a volver a ser las mismas y no regulan de la misma manera sus emociones; ni para sí mismo ni en lo referente a sus relaciones sociales. Es, por tanto, muy importante abordar, igualmente, el aspecto emocional.
Por todo ello, ha sido prioritario para Neuroclínica Méndez Berenguer integrar todos estos aspectos como base para la más plena recuperación del paciente.