PATOLOGÍAS INFANTILES

Niños y pacientes en edad juvenil con discapacidad congénita o adquirida y trastornos en el desarrollo motor (parálisis cerebral, espina bífida, miopatías, etc.), en el desarrollo cognitivo, como TDAH, en el desarrollo sensorial, en el desarrollo del lenguaje, del Espectro Autista (TEA), trastorno de Asperger, Trastorno Desintegrativo Infantil y Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado, trastornos de la conducta, emocionales, de la expresión somática y retraso evolutivo.
Igualmente, pacientes infanto-juveniles con retrasos o discapacidades de desarrollo establecidos con retrasos, alteraciones o discapacidades diagnosticadas de tipo cognitivo (trastornos de aprendizaje), de movilidad, de comunicación o sensoriales (retrasos madurativos).
El Servicio de Atención Temprana también se encuentra dirigido a todo aquel paciente en situación de mayor riesgo biológico, es decir, que se entenderán incluidos aquellos niños/as prematuros, de bajo peso al nacer, procedentes de Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales y niños/as a término que han sufrido procesos de asfixia en el parto u otros procesos de alarma.
Entre otros se entenderán incluidas las siguientes situaciones:

– Niños con bajo peso al nacer (<1.500 gramos).

– Niños con desnutrición intraútero.

– Niños con asfixia neonatal, con APGAR <3 a los 5 minutos.

– Niños que han sufrido infecciones del sistema nervioso central.

– Síndromes polimalformativos.

– Metabolopatías y cromosomopatías.

– Patología cerebral en ECO o TAC.

– Distrés respiratorio con ventilación mecánica.

– Largas estancias hospitalarias (>1 mes).

– Niños con antecedentes de patología neurológica.

Nuestra Clínica atiende igualmente al paciente infanto-juvenil con problemas de Salud Mental, así como con factores complementarios de riesgo socio-ambiental.