La neurorrehabilitación debe ser precoz e intensiva para conseguir los mejores resultados

La neurorrehabilitación debe ser precoz e intensiva para conseguir los mejores resultados

El pasado domingo 28 de abril, el periódico HOY sacó en su tirada en papel una entrevista a la doctora Alicia T. Berenguer, directora médica de la clínica. La entrevista trata sobre el concepto de neurorrehabilitación. Si no han tenido la oportunidad de leer la entrevista, se la mostramos a continuación:
«La neurorrehabilitación debe ser precoz e intensiva para conseguir los mejores resultados»
Alicia Teresa Berenguer Boluda es la directora médica de Neuroclínica Méndez Berenguer, situada en la avenida pacense de Pardaleras. Se trata de un edificio moderno y accesible que alberga en su interior instalaciones punteras a la vanguardia de la tecnología. Además, cuenta con un experimentado equipo de profesionales especializado en neurorrehabilitación.
·¿Qué es la neurorrehabilitación?
·Se trata de poner en práctica todas aquellas medidas que permitan la máxima recuperación funcional de la persona que sufre una discapacidad de causa neurológica, ya sea aguda o crónica, favoreciendo así la autonomía personal y la reintegración familiar y socio-laboral. Implica el trabajo coordinado de un conjunto de profesionales sanitarios, fundamentalmente neurólogos, neuropsicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, psicólogos y enfermeros.
·¿Por qué Neuroclínica Méndez Berenguer es especialista en este proceso?
·Los equipos de rehabilitación neurológica se han ido haciendo habituales en la práctica de los últimos años. Cuando nosotros comenzamos a trabajar en ello, sin embargo, había muy pocos centros especializados en España. Empezamos en 2005 con rehabilitación cognitiva y fuimos ampliando hasta constituir una unidad de neurorrehabilitación completa, abordando todos los aspectos de la rehabilitación neurológica. En poco tiempo llevaremos 15 años y poseemos ya una experiencia y reputación que nos avalan.
·¿Qué pacientes precisan de neurorrehabilitación?
·Tenemos la unidad organizada en tres grupos de trabajo diferenciados: la rehabilitación del daño cerebral adquirido (ictus, traumatismos craneales, etc), cuyo objetivo es la recuperación; las enfermedades degenerativas o crónicas (enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple…) y un tercer grupo, dedicado a niños y jóvenes, que abarca todos los trastornos que afectan a la capacidad de aprendizaje, como el TDAH, o el desarrollo psicomotor. Como decía antes, cualquiera que sufra una discapacidad o disfunción de causa neurológica se beneficia de esta intervención.
·¿Cuánto dura el proceso de rehabilitación?
·Es muy variable, dependiendo fundamentalmente de la gravedad del daño, de la intensidad del programa de rehabilitación, del tiempo que ha transcurrido desde que se instaura el daño hasta que se inicia la rehabilitación o el objetivo de la misma. Podríamos decir que en los casos más leves puede durar pocos meses y en los más graves, más de un año. Esto si nos referimos al daño agudo y recuperable; en las enfermedades degenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, la duración es indefinida, pues se trata de preservar la funcionalidad, retrasando niveles mayores de dependencia durante el máximo tiempo posible. Es importante señalar que la neurorrehabilitación debe ser precoz e intensiva para conseguir los mejores resultados.
·¿Cómo le cambia la vida a un paciente que necesita de neurorrehabilitación?
·Pues puede ser crucial. De ella va a depender que pueda volver a ser, en muchos casos, tal como era antes del proceso sufrido, sin ningún tipo de limitación o desajuste. En este sentido he de recalcar que hay que prestar mucha atención a los síntomas cognitivos, que pueden ser más sutiles pero mucho más limitantes que los motores: las funciones cognitivas determinan todas nuestras conductas y maneras de actuar, y son responsables, cuando se ven afectadas, de esos cambios difíciles de definir que nos llevan a pensar del paciente: «está bien, pero no es el mismo de antes». La neurorrehabilitación repercute en los síntomas físicos, cognitivos, conductuales y emocionales y no solo del paciente; nosotros tratamos de ayudar a las personas que constituyen su entorno más cercano.