PATOLOGÍAS SUSCEPTIBLES DE TRATAMIENTO NEURORREHABILITADOR

PATOLOGÍAS

– Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias.
– Accidentes cerebro-vasculares (isquémicos o hemorrágicos).
– Afasias.
– Encefalopatía anóxica o metabólica.
– Traumatismos cráneo-encefálicos.
– Estado de Mínimas Respuestas.
– Trastornos de la marcha.
– Deterioro asociado a la Enfermedad de Parkinson.
– Secuelas neurológicas (físicas y/o cognitivas) tras intervención neuroquirúrgica.
– Esclerosis Múltiple.
– Epilepsia
– Ataxias.
– Trastornos del Espectro Autista.
– Deterioro Cognitivo Leve.
– Secuelas por Encefalitis.
– Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).
– Retrasos Madurativos y/o Trastorno del Aprendizaje en la Infancia.

neurofisiologia

DETERIORO COGNITIVO LEVE (DCL)
El Deterioro Cognitivo Leve se caracteriza por un declinar de la memoria y otras funciones cognitivas sin que se altere en el paciente de forma significativa el desempeño de las tareas habituales.
Las personas que lo sufren tienen un mayor riesgo de padecer con el tiempo una Enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia. El diagnóstico de este cuadro de DCL se realiza mediante pruebas neuropsicológicas (baterías de test), y permite iniciar intervenciones terapéuticas que ayuden a prevenir o enlentecer la progresiva pérdida de memoria.
ESTADO DE MÍNIMAS RESPUESTAS
Las lesiones cerebrales graves, con frecuencia por traumatismos cráneo-encefálicos originados por distintos tipos de accidentes, pueden conducir a un estado de coma.
Desde esta situación hasta la normalidad, hay todo un continuo de situaciones intermedias, en el que el llamado estado de mínimas respuestas (o mínima conciencia), supone el menor nivel de interacción consciente con el entorno, aunque las respuestas sean elementales, erróneas o se presenten de forma fluctuante.
Las funciones cognitivas están aquí severamente dañadas, pero la existencia de momentos de conexión con el exterior permite iniciar un abordaje neurorrehabilitador al existir algún grado de participación del paciente, de forma que paulatinamente vayamos consiguiendo una mayor y mejor conciencia en relación con el entorno, que permita a su vez una creciente capacidad para llevar a cabo un programa de intervención, a nivel motor y cognitivo, que posibilite lograr a largo plazo el óptimo grado de autonomía.